Aplausos del público y la crítica para el Ballet Nacional de Cuba

la-magia-de-la-danza-sinfonia-de-gottschalk-foto-alfredo-cannatello

La magia de la danza SINFONIA DE GOTTSCHALK. Foto: Alfredo Cannatello.

Publicado: 2017-06-19
Fuente: Dpto. de Prensa Ballet Nacional de Cuba
Categorías: ARTES ESCÉNICAS, BALLET CLÁSICO, NOTICIA

La prensa de Cataluña se hace eco de las exitosas presentaciones del Ballet Nacional de Cuba en el Teatro Tívoli de Barcelona, España.

La compañía que dirige la prima ballerina assoluta Alicia Alonso acapara aplausos del público y la crítica. «El Ballet Nacional de Cuba entusiasma en el Tívoli con su magia.», así titula su comentario en El periódico de Cataluña, Marta Cervera, quien continúa apuntando que La magia de la danza fue recibida con una gran ovación.

«El espectáculo —continúa señalando— ofrece la posibilidad de disfrutar de la escuela cubana de danza y de la calidad de increíbles bailarines, tanto de los nuevos valores como de los nombres consagrados como Viengsay Valdés, que entusiasmó con su increíble técnica y su arte en el rol de Kitri en el pas de deux de Don Quijote. Un pasaje de gran dificultad que permitió al público apreciar su enorme control y su increíble capacidad para transmitir belleza.»

En otro momento significa: «…una Giselle encarnada con gran exquisitez por Grettel Morejón, impresionante joven primera bailarina, junto a Rafael Quenedit, como el noble Albrecht.

«…Anette Delgado [es] capaz de aparecer tan liviana como una pluma cuando bordó su rol de princesa Aurora en La bella durmiente del bosque junto a Dani Hernández, un aliado perfecto que desplegó tanta elegancia como fuerza. Cada espectador sale del teatro con un u otro intérprete preferido, o con varios, porque cuando el nivel es tan alto que cuesta quedarse solo con uno. Imposible elegir entre la delicadeza extrema de Sadaise Arencibia en el romántico rol de Odette en El lago de los cines, haciendo pareja con un apuesto Raúl Abreu como Príncipe Siegfried, y la gracia y seguridad de Mercedes Piedra, Chanell Cabrera y Daniel Barba en Coppélia, pues son roles muy distintos aunque de similar exigencia.

«…el público agradeció con generosos aplausos. […] el Ballet Nacional de Cuba logró que el público se olvidara de todo ante su rotunda exhibición. La sonora ovación que premió las dos horas de función dejó constancia de su magia.»


Comentarios

captcha