Sarah-Jane Lewis: Frank Sinatra, los románticos y Cuba / Por: Alain Valdés Sierra

Por: Alain Valdés Sierra
Categorías: MÚSICA, ARTÍCULO

La mezzosoprano inglesa Sarah-Jane Lewis descubre Cuba, y la Isla a ella, y que mejor carta de presentación que su voz, alabada por la crítica especializada de todo el mundo tras sus espectaculares presentaciones en los grandes circuitos del canto lírico y su participación en importantes certámenes.

En la Isla a propósito de las celebraciones por los 55 años de fundado el Teatro Lírico Nacional, la Lewis ofrecerá tres conciertos para los que ha seleccionado un interesante repertorio en que podrá lucir sus voz, calificada como cálida, y una técnica adquirida solo tras años de consagrados estudios.

Lewis llega a La Habana en el apogeo de una meteórica carrera que la posiciona como una de las grandes promesas del bel canto en el mundo, de ahí las grandes expectativas entre los seguidores del género, aunque para la mezzosoprano se reducen a “que la gente le guste mi voz y forma de cantar”, dijo al Periódico Cubarte.

La primera de las presentaciones de la artista está fijada para el 7 de septiembre en la Casa del ALBA bajo el sugerente título “Sinatra from Havana”, donde interpretará una selección de más de 10 canciones entre las que figuran las populares New York, New York; My funny Valentine, Singing in the rain, y My Way, todas popularizadas por el excepcional cantante estadounidense.

Este será mi primer contacto con Cuba, comenta, “un país muy atractivo para mí a causa de su gente, cultura, música, e historia”, pero “completamente nuevo para mí, las referencias son mínimas, de ahí el interés por cantar aquí”.

Lewis tendrá en calidad de invitados especiales a la soprano Yoslaine Derrick y al tenor Luis Javier Oropesa, el cuarteto vocal Calíope, y la pianista Eralys Fernández, que la acompañará durante el resto de los conciertos.

Luego siguen las presentaciones en las salas José White de Matanzas y Gonzalo Roig de la sede del Teatro Lírico Nacional, encuentros a los que llama Mezzo y para los que tiene preparado otro repertorio, conformado por obras de importantes autores del romanticismo.

“Es un repertorio variado de canciones que interpreto regularmente en mis presentaciones, porque me gustan de diferentes estilos, culturas, y temas, sobre todo relacionados con la naturaleza, el amor, la soledad, y los problemas que afectan a las personas”, acotó Lewis poco antes de empezar un intercambio con cantantes cubanos en la sede del Lírico.

Las canciones de Mezzo llevan las firmas de los franceses Claude Debussy, Ernest Chausson, y Henri Duparc; los ingleses Roger Quilter, y Frank Bridge; el ruso Serguei Rachmaninoff, y los alemanes Richard Strauss y Wagner, entre otros célebres autores.

Tras sus actuaciones en Cuba, Lewis regresa a Londres para cumplir una apretada agenda de trabajo en The Royal Opera House, pero además se prepara para participar de un espectáculo dedicado al bailarín y coreógrafo Kenneth MacMillan por los 25 años de su muerte, “específicamente participaré en su ballet Gloria, que será interpretado por el Northern Ballet, y para el año próximo haré una gira por el Inglaterra, y trabajaré con la Opera Nacional de mi país y la de Alemania”, adelantó a Cubarte.

Cuba es un misterio para Sarah-Jane Lewis, uno que se propone develar con su voz, porque para ella cantar “es algo extraordinario, por eso quiero cantar alrededor del mundo, en todas partes”.

“Estar aquí es muy especial porque me brinda la oportunidad de compartir mi arte, especialmente la ópera, sobre todo con los jóvenes, que conozcan su belleza y riqueza como expresión de la música”, apuntó.     

Ha cantado en varios de los más importantes escenario del mundo, pero afirma tiene mucho camino por recorrer. Para Lewis no es suficiente subir al escenario del Royal Albert Hall de Londres o del Mirsunaka Hall de Japón, ni ser artista del catálogo del Royal Opera House Covent Garden de Londres, su intención es seguir, hacerse “cada vez más grande como artista porque pienso que tengo mucho por hacer aún”.

“Trato de hacer cada vez más, aunque prefiero el repertorio dramático, con canciones emocionales, que sean desafiantes para la voz y la mente, porque creo que la música es una de las formas de hacer entender que sentimos, así que la podemos utilizar para expresarnos y comprender”.


Comentarios

captcha