Dan a conocer afectaciones en el sistema de la cultura tras fenómeno meteorológico Irma / Por: Beatriz Albert Pino

conferencia-de-prensa-en-la-sede-del-ministerio-de-cultura-de-cuba

Conferencia de Prensa en la sede del Ministerio de Cultura de Cuba.

Por: Beatriz Albert Pino
Categorías: ARTES ESCÉNICAS, PATRIMONIO, ENSEÑANZA ARTÍSTICA, NOTICIA

Un informe sobre las afectaciones en el sistema de la cultura, luego que el huracán Irma ocasionara cuantiosas pérdidas a su paso por la Isla, fue dado a conocer esta mañana en una conferencia de prensa organizada por el Ministerio de Cultura de Cuba (MINCULT).

En este sentido, un total de 211 instalaciones sufrieron el embate de las inundaciones, los vientos y las lluvias, según mostró un reporte de uno de los viceministros del MINCULT, Guillermo Solenzal. De ese número de sitios culturales afectados existen algunos con un mayor grado de afectación que otros.

Los casos más considerables dados a conocer son el almacén de la empresa EGREM de Cienfuegos, con afectaciones en su cubierta; la Biblioteca de Faya, en Chambas, la cual perdió el 80 por ciento de su material bibliográfico, un hecho que el funcionario destacó que fue producto de la negligencia de los propios directivos de este centro. Se reportaron igualmente desastres en el almacén del Centro Nacional del Libro de Ciego de Ávila, donde se perdieron miles de ejemplares.

La Carpa Trompoloco, situada en el municipio Playa, en La Habana, fue otra de las instalaciones severamente dañadas y que, según el viceministro de Cultura Fernando Rojas, no se prevé una pronta recuperación por la precariedad de su estado actual.

Aun existen algunas zonas en el centro del país -donde con mayor dureza azotó Irma- de las que no se han podido cuantificar en su totalidad las pérdidas o daños, como es el caso de Sancti Spíritus y Villa Clara.

Por otra parte, se reportan también algunos estragos en el área del Patrimonio, aunque, como fundamentó la Presidenta del Consejo Nacional, Gladys Collazo, no representan mayores preocupaciones gracias a la labor de desmontaje de los museos a lo largo del territorio nacional y el aseguramiento de sitios patrimoniales.

En cuanto a la situación de los bienes muebles, Collazo resaltó el buen trabajo de resguardo en los 340 museos de Cuba, solo lamentando algunas situaciones, no de gran magnitud pero con igual valor patrimonial, como la pérdida de uno de los vitrales del museo de Guanabacoa en La Habana, así como otros dos vitrales en la Biblioteca Villena y en el centro del Fondo de Bienes Culturales de Jaruco, respectivamente.

Asimismo, los inmuebles más fustigados de los más de 500 monumentos y centros históricos en Cuba, son el malecón de Gibara, Holguín, y los museos en Villa Clara y Camagüey que vieron afectadas su marquetería y carpintería.

Otra situación, provocada en esta ocasión por las inundaciones, se vivió en la Casa Museo Lezama Lima, en la calle Trocadero, en La Habana, donde algunos documentos comprendidos por cartas, reconocimientos y manuscritos del autor, quedaron sumergidos en el agua. No obstante, gracias a un equipo de restauradores, movilizados a tiempo, se llevó a cabo en tiempo récord la desalinización de los escritos que a estas horas ya se encuentran en perfecto estado de conservación.

Quedan aun por cuantificar otras pérdidas, sin embargo, los representantes de las instituciones culturales destacaron el rápido accionar ante un fenómeno de esa magnitud por parte de todos los trabajadores del sistema, lo que permitió no lamentar mayores quebrantos.

OTROS DATOS Y UNA ANÉCDOTA

El sótano del teatro Mella y algunos de sus camerinos se encuentran actualmente inundados. Las salas Raquel Revuelta y El Ciervo Encantado, en La Habana, presentan filtraciones.

Las Escuelas Elementales de Arte de Camagüey y Matanzas son, dentro del sistema de la enseñanza artística, las de mayor precariedad en sus inmuebles. Según el director del Centro Nacional de Escuelas de Arte, Rolando Ortega, no hubo por lo general afectaciones en los recursos tecnológicos, instrumentos y vestuario en estos centros educativos, cuestión que ha permitido la incorporación desde este miércoles de 14 escuelas con reinicio de su calendario docente, a las que se sumarán paulatinamente para el próximo lunes las 23 restantes en su tipo por toda la Isla.

Y para culminar, ante tantas damnificaciones acaecidas por el huracán que azotó al país la pasada semana, resalta una de esas historias que emocionan por los valores de los seres humanos tras ella. Al Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso” le falta desde hace unos días uno de sus ángeles. No se asuste, el ángel no sucumbió al viento gracias a la valentía y disposición de unos jóvenes bomberos, casi “niños” como dirían algunos, quienes en concordancia con la dirección nacional de Patrimonio y el MINCULT, y por iniciativa e impulso propios, subieron a una altura de 40 m, contra los fuertes vientos y la lluvia, para remover y así rescatar a la escultura de media tonelada. En estos instantes, el ángel está siendo restaurado, pero esos mismos jóvenes intrépidos han pedido ser ellos mismos quienes lo vuelvan a poner en su sitio en las alturas, esperamos que así sea.

 

Publicado: 13 de septiembre de 2017.


Comentarios

captcha