" (...) se me antoja pensar, Niurki, que eres ..."/> " (...) se me antoja pensar, Niurki, que eres ..."/> Portal Cubarte  -  Niurki Pérez García: El más valioso de los libros

Niurki Pérez García: El más valioso de los libros


niurki-perez-garcia-el-mas-valioso-de-los-libros

Hay una imagen algo acusadora que a veces me persigue y es la de Niurki Pérez, extraviada en la Babel de gente, movimiento y horarios cruzados de una Feria Internacional del Libro en La Cabaña, con su pequeña hija y un enorme bolso a cuestas, demandando una dirección que nunca atiné a darle. Entonces —y todavía ahora— se me antoja pensar, Niurki, que eres como un personaje de tus libros: irreverente e inerme, ocurrente y tierna, tan divertida como desapegada de lo cotidiano. ¿Coincides conmigo?

Soy parecida a todos ellos, porque de alguna manera uno refleja las preguntas que hace, las tonterías que comete, las preocupaciones trascendentes e intrascendentes de cada quien y la capacidad de desdoblarse en interrogados y “responder”.

Debo confesarte que uno de mis libros preferidos es ese gozo para el intelecto y el espíritu: El bebé más lindo del mundo (Ácana, 2004). Das rienda suelta a tu alegría, desenfado y creatividad mediante una historia de fantasmas que es canto de amor y solidaridad.

¿Ese es el tono que deben tener las historias para niños?

Yo pienso que eso depende de la personalidad del escritor, por ejemplo en mi caso puedo asumir un tono lírico que inmediatamente va a terminar en un tono irónico o humorístico. Pienso que hay cosas muy serias en la vida que son muy ridículas y otras que deberían darnos risa nos hacen llorar.

¿Cómo concibes idealmente a un autor para niños?

Un tipo que juega. Alguien que no deja ser el mismo, ni aunque lo asen. Los niños son así.

¿Y qué atributos morales crees debe portar un buen libro para niños?

Honestidad, honestidad, honestidad. Porque una vez que el autor ha sido honesto consigo mismo lo es con el lector.

Nacida un 23 de diciembre de 1961 en Sibanicú, esta camagüeyana debutó con Cuentos patatos (Ácana, 1994); al que siguen Cuentos negros para niños de todos los colores (Ácana 1998, 2000); Sulunay (Premio La Edad de Oro 1999, Gente Nueva 2001), Jin Jara Bin (Oriente 2001, 2004); La princesa Dayán (Holguín, 2004) y su reciente compilación con obras de sus coterráneos: La ventana maravillosa (Ácana, 2006). ¿Reconoces influencias de autores clásicos o contemporáneos?

Eso es cuestión para los críticos, no para autores, no puedo reconocerlas porque no tengo formación académica, pero he leído mucho, me he divertido mucho y he tenido que estudiar y romperme la cabeza y a lo mejor alguna influencia hay que no la veo.

Al preguntarle cómo inserta su obra en la LIJ del país, Niurki responde presta:

“No tengo una visión general de mi obra en el contexto nacional”. Sin embargo, el profesor, crítico e investigador Luis Álvarez la define de este modo: “Personal y riente, afirmadora de su propia subjetividad en un diálogo de amplias libertades, la obra presente de Niurki Pérez se revela como una afirmación de un modo especial de recrear literariamente el mundo, no solo para otros, sino, ante todo, para sí misma, sobre la base de la comprensión humana, la humorística ironía y la necesidad de saber y compartir lo que el universo nos ofrece, para que hagamos quién sabe qué con ello. Aceptemos el reino deleitoso de la princesa Dayán, el viaje interior de Sulunay, los condimentados cuentos patatos; aceptemos con ellos una propuesta para nuestro propio y secreto crecimiento, que nos rescate para el diálogo con el mundo olvidado e invencible de la infancia”.

Esta niña grande que es Niurki, incluso posee talento para ilustrar sus libros con simpáticos dibujos a línea de aire naif e infantil que mucho la recuerdan a ella misma. Al inquirir cuáles fueron sus lecturas de pequeña, explica: “Lo que más recuerdo es ese maravilloso cuento de hadas llamado La Ilíada, de Homero; a Pinocho; yo crecí con Había una vez, de Herminio Almendros. Recuerdo con mucho cariño los cuentos de Tagore, soporté por varios capítulos a Cervantes, me gustaba muchísimo la poesía de Machado. También leí los Cuentos de la Alhambra. En esto hay algo adicional, yo no tuve orientación en mis lecturas y por eso podía estar leyendo lo mismo un libro de Gramática que la historia de las matemáticas.”

¿Qué piensas de la relación autor-editor?

La relación autor-editor ideal es ante todo un relación de crecimiento, tanto intelectual como espiritual porque un libro para niños se compone de muchas cosas, una imagen que debe funcionar con el texto, un texto que debe ser literatura antes “que “literatura para” y una sensibilidad muy especial para respetar un criterio de autor o imponer un criterio técnico que redunde en beneficio del único objeto de valor entre un editor y un autor: el libro. El editor ha de disfrutar de la misma sensación de libertad y juego que siente el escritor de literatura para niños. Lo ideal sería que un editor se especializara en un autor para que llegaran a comprender los mecanismos creativos de esa persona y así sacarle mayor partido al único producto que pueden generar ambos.

¿Cuáles diez libros salvarías de verte en un naufragio?

Salvaría la vida, porque si la humanidad volviera a renacer de cualquier naufragio tendría el más valioso de los libros: el cerebro y la capacidad de rehacer toda la literatura a partir de la memoria.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte