Inicio   |   Mapa   |   Español ∇   |   Miercoles, 20 de Agosto, 2014
ir al portal cubarte
Columnas
GAZAPERÍAS Fernando Carr Parúas
Gazaperías No. 55 Fecha: 2009-08-27 Fuente: CUBARTE
Gazaperías No. 55
Gazaperías No. 55
El uso de clasificar en el español actual


El verbo clasificar, en su forma transitiva, significa ‘ordenar o disponer por clases’. Ahora bien, de modo pronominal, esto es, clasificarse, tiene dos acepciones. La primera es ‘obtener determinado puesto en una competición’ y la segunda quiere decir ‘conseguir un puesto que permite continuar en una competición o torneo deportivo’. De ahí que es incorrecto decir, por ejemplo: “Cuba clasificó como campeón mundial de boxeo”. “El deportista Juan de Juanes clasificó para ir a finales en el campeonato”. Debe expresarse en estos casos: “Cuba se clasificó como campeón mundial de boxeo”. “El deportista Juan de Juanes se clasificó para ir a finales en el campeonato”.

Obsérvese que, para significar lo que corresponde a estas dos últimas acepciones, solamente puede emplearse el verbo clasificar en su forma pronominal, es decir, clasificarse: “Cuba se clasificó” “Juan de Juanes se clasificó”.

Por su parte, clasificado, clasificada, es el participio pasivo del verbo clasificar, que se usa, por ejemplo, en los casos siguientes: “Los anuncios del periódico están clasificados”. “Las fichas de datos fueron clasificadas”, esto es, ordenados o dispuestos, los anuncios y las tarjetas, por clases. En el caso de los anuncios, se clasifican según sea su clase, para ventas, compras, servicios, etcétera. En el de las fichas de datos, se clasifican por materias o clases, como Historia, Geografía, Biografía, etcétera.

Pero en la edición de 1992 del diccionario académico se le ha dado a clasificado dos acepciones más. Una, como sustantivo masculino, con el significado de ‘anuncio por líneas o palabras en la prensa periódica’, de ahí que se puede decir, por ejemplo: “Voy a comprar una cama que vi anunciada en los clasificados". “Voy a leer los clasificados del periódico”.

La otra acepción que trae la referida edición del DRAE, de la voz clasificado, es en función adjetiva, y de esto ampliaré un poco. El Diccionario le da, al adjetivo clasificado, clasificada, el significado siguiente: ‘Dicho de un documento o una información: Secreto, reservado’.

La Real Academia Española decidió incluir este significado anglicado, a mi entender, sin necesidad. Copió del inglés classified, que significa ‘clasificado’, pero también —y me refiero en inglés— es ‘secreto o reservado’, pues el verbo inglés to classify además de ‘clasificar’, quiere decir, ‘clasificar como secreto, reservar’.

Creo que no era necesario. Basta decir en nuestro idioma “información secreta”, “documento reservado”, “datos confidenciales”, para que se traduzca en buen español ese significado. Es más, según mi parecer, es preferible expresarse con las desde antes reconocidas voces españolas, esto es, que debemos usar secreto, reservado o confidencial, y no tanto clasificado. En definitiva, siempre se ha dicho así en español y no creo que el uso de la voz clasificado, en los países de habla hispana, sea mayor y ni tan siquiera igual, que cualquiera de estas tres voces, antes señaladas, sino mucho menor que cualquiera de ellas.
Ahora bien, pienso que se ha estado usando mucho más en español desclasificado, voz que también incluyó la mencionada edición del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), como ‘lo que se dice de lo que deja de ser secreto o reservado’, pues para expresar esto mismo no existía una palabra en español, sino que para ello es necesario emplear un grupo de palabras que dieran esa idea, como, por ejemplo, “información que dejó de ser secreta”, “documento al cual se le quitó su calidad de reservado”, “datos que ya no son confidenciales”, mientras que en inglés —muchas veces tan práctico— existe la voz unclassified, que significa ‘desclasificado como secreto o reservado’. Y porque se coló en el español coloquial este anglicismo, de uso tan cómodo, lo incluyó el DRAE.

Claro está, cuando anteriormente propongo que se usen en nuestros libros las antiguas y muy conocidas voces españolas secreto, reservado o confidencial, en detrimento del vocablo clasificado, me refiero a textos en los que no vaya a utilizarse también desclasificado, pues no guardaría relación la última con cualquiera de las primeras, aunque, sin caer en contradicciones con nuestro propio idioma, muy particularmente yo me mantendría usando las mencionadas palabras secreto, reservado o confidencial, y emplearía en ese texto no ya desclasificado, en solitario, sino que tomaría la propia traducción al español de unclassified, es decir, desclasificado como secreto o desclasificado como reservado o desclasificado como confidencial. Por ejemplo: “Ese documento de 1960 ya fue desclasificado como confidencial”. “La carta de 1925, del entonces presidente, ha sido desclasificada como secreta”.

Sin embargo, no podemos negar la influencia que muchas veces han ejercido las voces anglicadas en nuestro idioma y han ido desplazando en la práctica a las españolas con igual significado, pero esa es también nuestra misión, hacer valer las voces españolas a toda costa y en su rica variedad en la sinonimia, y nunca quedar casados con un único vocablo.

Temática: Cultura General
compartir en:
Lector crítico
Enviar comentario »
adicionando comentario ...
Noticias   •   Artículos   •   Columnas   •   Entrevistas   •   Críticas   •   Reseñas   •   Dossier    Multimedia   |   Foros   •   Prensa   •   Boletines
optimizado para 1024 x 768 px
- Realización: CUBARTE