Inicio   |   Mapa   |   Español ∇   |   Viernes, 31 de Octubre, 2014
ir al portal cubarte
Columnas
PERRO HUEVERO... Esther Suárez Durán
¿La estrategia ideal? Fecha: 2010-07-24 Fuente: CUBARTE
¿La estrategia ideal?
¿La estrategia ideal?
En su espacio Nuevas voces y visiones la Compañía Teatral Rita Montaner (imagen) presentó, como su oferta más reciente, la pieza La familia ideal, de la novel dramaturga Grethel Delgado, un texto que viene precedido por sendos reconocimientos: el Premio David, en el género de dramaturgia, y el premio de carácter internacional Casa de Teatro 2009, que se convoca desde República Dominicana.

Tal y como su título lo anuncia el texto focaliza su atención sobre uno de los temas recurrentes en la dramática nacional. Nos presenta a dos familias a partir de sus miembros más jóvenes: Nadia y Pablo, y ello se hace desde una perspectiva disonante. En la relación de Nadia con su familia sobresale su Complejo de Electra, término con el cual el psicoanálisis identifica el deseo sexual de la hija hacia el padre, acompañado por el sentimiento de rivalidad hacia la madre y el deseo inconsciente de su muerte, que en el caso que nos ocupa gana en intensidad puesto que el padre de Nadia (Saúl) tiene una nueva esposa (Karen). En la familia de Pablo destaca la disfuncional relación de sus padres en tanto pareja. A pesar de los valores intelectuales de que pueda hacer gala el padre de Pablo (Lorenzo), Alina, la madre del muchacho, tiene un amante, lo cual es comentado por Pablo con Nadia, con total desenfado.

Diálogos y didascalias resaltan los aspectos sensuales en los comportamientos de los jóvenes en sus respectivas familias y entre ellos mismos. Con respecto a Pablo y sus padres el tono escatológico tiene un lugar preeminente. La conducta de Nadia hacia su padre concomita con cierto morbo.

La representación escénica estuvo a cargo de la también joven dramaturga Liliam Ojeda, quien cuenta con el Premio por Cuba en el Concurso Internacional de Dramaturgia Femenina “La Escritura de la Diferencia” 2006, al cual añade el Premio “Fundación de la Ciudad de Matanzas” que le valió la publicación en el 2009 de Afuera, la obra ganadora en el certamen. Desde el 2005 Liliam funge como asistente de dirección en la Compañía Teatral Rita Montaner, en la actualidad es alumna de la Facultad de Arte Teatral del Instituto Superior de Arte y ahora realiza con esta puesta su primera labor de dirección teatral.

La llevó a cabo secundada por el diseño de escenografía, vestuario y luces de Leo Venego, un joven de escasa experiencia en estas complejas lides quien no consiguió definir una concepción escenográfica para la puesta. En la construcción de las imágenes externas de los personajes Venego empleó unos tocados que más que lograr un extrañamiento en el espectador introdujo un factor extraño en el proceso de recepción. Incluso pueden haber contribuido a la reducción del sentido de los personajes dentro del sistema de relaciones.

No albergo dudas acerca de que el texto de Grethel Delgado posea valores que lo hagan justo merecedor de los premios que ostenta, pero lo que por tal recibí en su despliegue escénico resultó monótono y reiterativo. Mientras pretendía criticar de modo oblicuo el tratamiento maniqueo del tema familia entre nosotros, quedó atrapado en redes de similar especie.

De hecho, a excepción del interés erótico de Nadia hacia su padre y de la indiferencia que muestra Alina por su esposo, poco más sabemos de estos personajes.

Se ha hecho lugar común evadir el canon o su pluralidad (la existencia de varios cánones) para valorar un texto escrito para las tablas (tal vez el asunto trascienda hasta otro tipo de creación literaria) en aras de un “todo vale” que, a la postre, resulta falso y estéril. Falso porque, en realidad los productos de todas formas son evaluados con relación a uno u otro referente valorativo, ya sea mediante la opinión de otros artistas o a través de la conducta del público. Estéril porque, en tal caso, el ejercicio crítico se suspende.

La obra dramática, no importa cuál sea su estructura, se supone que comunique con otros; en primer lugar, con el equipo creador que la tornará espectáculo; luego, con los públicos destinatarios. Para ello necesita interesar, atraer la atención. Justamente el quid radica en entrar en diálogo con el espectador mediante recursos propios del lenguaje artístico; propiciar una experiencia estética. La familia ideal no consiguió mantener mi interés; su lectura me resultó demasiado evidente, su desarrollo monocorde y plano. Tal vez para generaciones más jóvenes su nivel de problematización funcione en la medida esperada, al menos en la que sugieren las notas de su programa de mano. Para mí este resultó sumamente simple y los recursos de que se vale, insuficientes.

Por supuesto que en este ámbito la transgresión y el escándalo suponen talento y osadía artística. En buena lid, también cultura y oficio. Dentro del tema familia sobran los ejemplos heréticos en la gran dramaturgia norteamericana de los cuarenta y cincuenta. En el patio, Piñera, Estorino, Milián han examinado sin piedad ni complacencia (más bien puede hablarse de un ajuste de cuentas) una institución de tal centralidad en la vida nacional. Aire frío, La casa vieja, Mamíferos hablando con sus muertos, respectivamente, dan fe de ello.

Realismo sucio o de cualquier otro estilo o variedad debe formar parte de un sistema artístico. Cuando en 1896 el Padre Ubú, creado por Jarry, profirió la palabra “Mierdra” en el escenario del Teatro de l´ Euvre escandalizando a buena parte de sus espectadores, ello tenía un sentido dentro de una determinada estructura y trama artística y un significado que fue leído por sus contemporáneos.

Quiero reconocer, de modo particular, el desempeño de los intérpretes que en la función que pude apreciar correspondieron a: Anabel Suárez, como Nadia; Yarién Rodríguez, como Pablo; Jorge Reynaldo Ramírez, como Saúl; Anaysy Gregory, como Karen; Luís Ángel Lin, como Lorenzo). En especial, el de esa primera actriz que es Mireya Chapman (aquí como Alina, madre de Pablo) , a quien me complació disfrutar nuevamente sobre el escenario mientras nos daba una lección de profesionalidad al colaborar con una novel directora justamente en su primera incursión en tal oficio, realizar la obra de una muy joven autora en un personaje que quizás otra clase de primera figura hubiese rechazado, y moverse en una tesitura de peculiar complejidad para una actriz de su generación y personal experiencia.

Un acierto de Liliam Ojeda el rodearse de este equipo de actores para su debut en el arte difícil, sensible y culto de la creación espectacular, singularmente delicado cuando se trata—como esta vez-- de la interpretación primera de un texto sobre la escena.

Espero que este esfuerzo serio, hecho con todo el rigor que su breve experiencia permite colabore también en su desarrollo como dramaturga.

Temática: Artes Escénicas
compartir en:
Lector crítico
Enviar comentario »
adicionando comentario ...
Noticias   •   Artículos   •   Columnas   •   Entrevistas   •   Críticas   •   Reseñas   •   Dossier    Multimedia   |   Foros   •   Prensa   •   Boletines
optimizado para 1024 x 768 px
- Realización: CUBARTE