Inicio   |   Mapa   |   Español ∇   |   Lunes, 20 de Octubre, 2014
ir al portal cubarte
Columnas
REFLEXIONES Y VIVENCIAS Senén Suárez Hernández
Barbarito Diez Junco Fecha: 2004-04-22 Fuente: CUBARTE
Barbarito Diez Junco
Barbarito Diez Junco
(Cubarte).- ¿Como es posible? me preguntaba, que un cantante posea una voz tan límpida, tan afinada y rítmica, pues si, así era, es decir, es.

Ese cantor que para nosotros nunca muere, nació en Bolondrón en un día 4 de diciembre de 1909 y se crió en Manatí antigua provincia de Oriente. Barbarito Diez Junco pasó su juventud como todos los que llevan la música en el cuerpo circulando junto a la sangre.

En sus Años mozos no se escapo del inevitable ajetreo que produce el intento de cantar, en escuelas, cumpleaños o actividades de amigos, “quiera o no” así es como se produce el compromiso inclusive familiar.

Barbarito fue un joven de poco hablar, aunque la vida comienza a moldear los talentos a su antojo y el humano va realizando concesiones hasta que su capacidad lo permita.

Es así que el joven matancero oriental marcha por los años 1930-1931 hacia la capital del país donde su vocación artística tiene más oportunidad de desarrollo.

Con el Septeto Matancero dirigido por el genial trecero Isaac Oviedo comienza a cantar y es precisamente con este grupo que se produce su primer viaje internacional, Puerto Rico.

Mas tarde se enrola en la orquesta de Fran Emilio, transcurrido un tiempo según la revista Melodías 1939, este melodioso intérprete entra por la puerta grande de la ya famosa orquesta de Antonio Maria Romeu.

El acople del novel vocalista y el experimentado maestro danzonero resulto todo un éxito, próximo a dos décadas se mantuvo el interprete junto al Mago de las Teclas.

Con esta orquesta Barbarito grabo una considerable cantidad de obras de las cuales mencionaremos, por ejemplo:

Aurora, Santa Cecilia, Longina de Manuel Corona, La Cleptómana de M. Luna, Perla Marina, La Tarde de Sindo Garay y así pudiéramos enumerar una considerable cantidad de obras que han quedado como reliquia para la posterioridad. También es de mencionar que el conocido interprete le canto a un personaje famoso de las calles de La Habana, El caballero de Paris.

Cuando contacté con el violinista danzonero Rolando Alayón Chaviano quien trabajo los últimos diez años en la orquesta de Barbarito Diez, me comentaba que esta fue desintegrada en 1982.

Me refirió Alayón, que con la muerte del danzonero mayor Antonio Maria Romeu en 1955 se creo un colosal litigio alrededor de la mencionada agrupación, todo por la posesión y dirección de la misma y como resultado de ese hecho Barbarito decide crear su propia orquesta.

Con tal acontecimiento el entonces ya famoso vocalista conforma su propia agrupación, por tal motivo sucede que los músicos de la vetusta orquesta antes el hecho de quedarse sin director se agrupan junto a Barbarito Diez el cual en esa época resultaba una personalidad en nuestro mundo musical.

La orquesta siguió la misma trayectoria con igual aceptación del público por los mismos trabajos realizados anteriormente. Entre otros, radio, bailes, TV. En esta última filmo un documental considerado de excelente, en un lugar campestre, el cual se encuentra actualizado en la programación contemporánea de T.V.

Pero lo más impresionante en la vida de este cantante de música bailable cubana lo fue su actuación en el Poliedro de Caracas, el 4 de Julio de 1980. Me confirma Rolando Alayón quien lo compartió junto con la orquesta que no existe nada comparado con esa actividad y sus 12000 caraqueños lo disfrutaron con una euforia muy emotiva. Todos los músicos de la orquesta se sintieron presionados emocionados y todo lo que un ser humano puede sentir en ese momento. También se debe destacar que la figura cimera en el espectáculo lo era el divo cubano.

Barbarito Diez poseía una voz con matices diferentes, escuchadas en su tiempo, con pronunciación diáfana y clara, su afinación rondaba la perfección, también tenía posibilidades de acometer cualquier variante de nuestra música popular cubana.

Este intérprete en sus presentaciones no movía un solo músculo de su cuerpo, este hecho hubiera podido restarles popularidad cosa que no fue así, ya que su público que lo admiraba lo aceptaba tal como fue, un cantante de grandes quilates.

Como ya hemos dicho, Diez Junco, se ve en la necesidad de disolver la orquesta en 1982 por motivos ajeno a su voluntad, y sucede que en ese mismo año según, me confirma Alayon Chaviano cubre un contrato en Venezuela con la orquesta de Rubalcaba.

En 1983 regresa en solitario a Venezuela (el país que tanto lo admiró) para realizar unas grabaciones con la Rondalla Venezolana, entonces con esta agrupación graba entre otras obras: Palmeras de Agustín Lara, Si llego a besarte de Casas Romero, ¿Y tú que has hecho? De Eusebio Delfín, Idolatría, Frenesí, Humo en los ojos, más la legendaria obra venezolana Alma Llanera, etc.

En los siguientes años la salud del conocido intérprete comenzó a deteriorarse, tan es así que el 6 de mayo de 1995 recibimos consternados la noticia del fallecimiento del apreciado cantor. Al retrotraer la memoria recuerdo que pude efectuar una entrevista con Antonio María y Barbarito recién llegado yo a nuestra capital, ellos tenían un programa diario en la R.H.C Cadena Azul En esa oportunidad les cante dos obras mías, “Barracón” afro y “Bendita Imagen” bolero, ellos me escucharon pacientemente y me montaron mis números sin reparar que yo era un guajirito sin ningún bagaje de compositor.

Cuando escuche los números por radio interpretado por aquella orquesta famosa y la voz de Barbarito Diez el corazón se me quería salir del pecho, nada, son cosas que nos pasan a los persistentes y atrevidos.

Temática: Música
compartir en:
Lector crítico
Enviar comentario »
adicionando comentario ...
Noticias   •   Artículos   •   Columnas   •   Entrevistas   •   Críticas   •   Reseñas   •   Dossier    Multimedia   |   Foros   •   Prensa   •   Boletines
optimizado para 1024 x 768 px
- Realización: CUBARTE