Inicio   |   Mapa   |   Español ∇   |   Viernes, 24 de Octubre, 2014
ir al portal cubarte
Columnas
REFLEXIONES Y VIVENCIAS Senén Suárez Hernández
María Teresa Vera: alma y vida de la música cubana Fecha: 2009-07-05 Fuente: CUBARTE
María Teresa Vera: alma y vida de la música cubana
María  Teresa Vera: alma y vida de la música cubana
María Teresa Vera, nació en Guanajay, el 6 de febrero de 1895. Su madre Rita Vera, nació en Los Palacios el 22 de mayo de 1870. La mamá de Rita  se llamaba Jacoba y su papá Pedro. La abuela y la  bisabuela de María Teresa Vera fueron esclavas, y Los Vera, familia que vivía en Guanajay, fueron  quienes le dieron la libertad. Cuando la madre de María Teresa nació, tenía la condición de liberta. Los Vera la enseñaron a leer y escribir.

Los orígenes de María Teresa eran, por vía materna, de raza negra, de de ascendencia yoruba. Su descendencia paterna queda difusa... se dice que el padre era un militar español  llamado Urbano González, pero no existe constacia de esto.

Los primeros años María Teresa los pasó en ambiente de familia acomodada de Guanajay, los “Aramburu”. En aquella casa la madre de María trabajaba como doméstica. Se cuenta que la única niña que había en la familia era María Teresa. Una de las jóvenes rica  tocaban el piano y la jovencita María Teresa  cantaba.

Sus primeras  nociones  de la guitarra la aprendió de un tabaquero amigo de la familia Aramburu  llamado José Díaz.

María Teresa vino a vivir a la edad de cinco años para  La Habana junto a tías,  sobrinas y primas. A los quince años se presenta en un homenaje a Arquímedes Poús en el teatro Politeama Grande,  ubicado en los terrenos de  la Manzana de Gómez (Habana Vieja). Esta presentación le abrió las puertas para conocer a todo lo que brillaba  y valía en la trova cubana de aquellos años.

Según Ignacio Piñeiro, María Teresa era una mulatica preciosa,  delgada, de andar seductor, con una voz que acariciaba al escucharla. No era exagerado decir que ella revolucionó todo el movimiento trovadoresco habanero. El atractivo de su persona, hacía que su casa fuese visitada constantemente por los exponentes más destacados de la trova cubana.

En esos días del año 1916 conoció a Rafael Zequeira, quién le hacía un segundo casi perfecto, según ella, De inmediato son contratados por la disquera Columbia de Nueva York y llegan a realizar cinco viaje a la ciudad de los rascacielos, para grabar una considerable cantidad de obras, en la mayoría originales, de la trova. Después de grabar con la Columbia  aceptan un contratado por otras compañías de discos como la Víctor y la Pathé.

En el año 1918, aparecieron obras tan bien creadas como: Santa Cecilia, de Manuel Corona, Ausencia, de Jaime Prat, Ella y Yo, de Oscar Hernández, Pensamiento, de Rafael Gómez (Teofilito), Mujer Perjura, de Miguelito Campanioni. Todas fueron montadas y grabadas por el mejor dúo de la época: María  Teresa Vera y Rafael Zequeira.

En 1924, después de de regresar de uno de los viajes del dúo “Vera Zequeira” a Nueva York,  Rafael  llega muy enfermo a Cuba. Fallece en  casa de María Teresa, su muerte la deja muy perturbada y permanece un corto periodo tranquila en su domicilio.

Pasado algún tiempo la joven comienza a recibir a varios  aspirantes al puesto dejado fatalmente por la voz segunda del dueto. Finalmente Teresa Vera escoge a Miguelito García Morales (1902-1992), voz de barítono,  bolerista y guarachero por excelencia. El nuevo dúo que se forma en 1926 fue un gran acierto para la joven de Guanajay.

Pero el son y por ende los sextetos van acaparando los escenarios de las pequeñas y grandes agrupaciones. Por tal motivo María y Miguelito deciden crear el septeto Occidente. Para ello buscan a Ignacio Piñeiro a quien María le enseña a tocar el contrabajo, Manolo Reinoso, bongó, Julio Viart, el tres, Francisco Sánchez, percusión menor,  Miguelito García clave, voz y guía y  María Teresa guitarra y voz prima. Con este grupo se lanzan por la puerta grande a grabar bolero son, guarachas, son, guaguancó, y demás ritmos criollos.

El sexteto Occidente y su  directora María Teresa, regresan a la patria procedente de Nueva York, en el año 1926. Dos situaciones se le presenta a ambos: primero los esperaba el ciclón del 26, uno de los más grandes  y desastrosos que vivió  y sufrió la Isla, el otro que la religión a la cual ella pertenecía le prohibía seguir en el arte. La joven de Guanajay aceptó disciplinadamente tal disposición y le vendió el sexteto a Ignacio Piñeiro, quién  rápidamente lo reorganizó y lo llamó “Sexteto Nacional”.

Tres años estuvo la joven trovadora en silencio absoluto leyendo novela y jugando con barajas  al solitario.

Pasado un tiempo María Teresa salió de su mutismo, “pensamos” que por una gracia de su religión. Junto a Miguelito comenzó actuaciones irregulares, y comienza a actuar otra vez en Radio Salas, que no pagaba o lo hacía bien corto, agrupada al cuarteto de Justa García. Radio Salas se escuchaba mucho en esos años y daba promoción a los artistas que por allí  pasaban, es aquí precisamente donde yo la conocí por primera vez, pues me encontraba  actuando con el cuarteto de Luisito Pla, recuerdo que ya tenía canas, pero aún se mantenía interesante y bonita.

Me cuenta Miguelito García que estuvo unido a la ya famosa intérprete  desde el año 1925 hasta el 1931, que cuando no tenían actividad,  realizaban otras labores artísticas. María Teresa y Miguelito ven con agrado que las actividades  se sucedían una tras otras, tanto en sociedades como en logias masónicas, donde siempre fue bien recibida tales como la sociedad del Pilar, sociedad Unión Fraternal, en la cervecería  la Tropical, La Polar, etc.

Con la linda mulata María Teresa trabajaron muchas lumbreras del mundo de la trova, como Isaac Oviedo (gran trecero), Rafael Zequeira, Manuel Corona, quién le hizo segundo en varios discos, según cuenta Miguelito García y otros.

Manuel Corona le daba a estrenar todas sus obras a María Teresa, se comenta que por una gran afinidad  o enamoramiento ¿quién sabe?.

Al fin, en el año 1937, entra Lorenzo Hierrezuelo a cantar y pulsar su guitarra junto a María Teresa. Me confiesa Lorenzo, que él no tenía voz de segundo pero se podía  compenetrar fácilmente con la voz de la elegante y famosa  diva.

Hubo un tiempo en que María Teresa creó un cuarteto con Lorenzo Hierrezuelo, Hortensia López, e Isaac Oviedo, grabando las obras de Graciano Gómez, En falso, Ay que tiene ella y obras de la propia María Teresa.

Este cuarteto comenzó a trabajar en la emisora, siempre dispuesta, Radio Salas, como decía su presentación grabada por mi conjunto y creada por este comentarista. “Radio Salas, la emisora más antigua de Cuba es la, decana en el deporte y en la música cubana)”.    

Lo cierto es que esta emisora no pagaba, y es por ello que Lorenzo, hizo contacto con Tony Cuza, quien por entonces tenía la responsabilidad  de los programas de la emisora, La voz de los Ómnibus Aliados, ubicada en los altos de la esquina de San José y Belascoaín en el horario de 11 a 12 de la noche, dónde estuvimos seis meses aproximadamente.

En el año 1944, María Teresa y Lorenzo Hierrezuelo viajan a México D. F.  Sostienen un gran movimiento de actividades en magníficos centros nocturnos y diurnos de la capital azteca. En 1947 viajan a Mérida, Yucatán, y en esta ciudad, rememora Lorenzo, son agasajados y llevados en una excursión para actuar en los cabarets, Los Tulipanes y Motembo.

La diva cubana por esos años escribe varias obras, muy importantes para nuestra cultura: Virgen del Cobre, No puedo comprender (texto Guillermina Aramburu), Tu voz, Yo quiero que tu sepas (texto Emma Núñez), Por fin, te acordaras de mi, No puedo amarte ya, (texto Guillermina Aramburu), No me sabes querer, Porque me siento triste, Veinte años; (música de María Teresa y texto de Guillermina Aramburu).

Veinte años, fue sin dudas la creación  más acertada de las dos creadoras, por su finura melódica y la excelente presentación de sus textos. Hasta los días que corren, no se ha dejado de escuchar ni un solo momento, tanto en discos, como en vivo por parte de  otros intérpretes.

En la década del 40, María Teresa y Emma  Núñez  crearon los boleros, El último es el mejor, Mi venganza y mi sentencia, (música Vera y  texto Núñez). A su total inspiración se deben las obras: Mis angustias, Con mi madre siempre, Solo pienso en ti, y Yo te conocí.

El dúo es contratado por Laureano Suárez, propietario de la cadena radial Radio Cadena Suaritos, emisora muy escuchada en muchos hogares cubanos. Esta importante emisora radial poseía una orquesta gigante que conducía el experimentado director Obdulio Morales Río,  el cual le dio la responsabilidad a María Teresa que cantara con una orquesta por primera vez.

En la era del chachachá, del mambo y de los discos de larga duración, María Teresa estuvo varias veces demandada por los tribunales por falta  de recurso para poder pagar su alquiler y otros utensilios  caseros. En medio de esta situación de embargo, creó enel año 1957 las obras: Sufrir y esperar, Ya no te quiero, y Te digo adiós.

En una ocasión comentó, bastante quejosa:

Mi actuación durante medio siglo cultivando nuestro ritmo y melodías,  es ya para mí como el cumplimiento de mi vida… es por ello que mis  éxitos en el momento actual, interpretando nuestras canciones de ayer, me llenan de la más profunda satisfacción.

La Revolución, desde sus primeros momentos, se planteó el justo reconocimiento de nuestros más representativos valores como María Teresa Vera y otras personalidades del  mundo del arte cubano.

Lorenzo Hierrezuelo la O, experimentado guitarrista y compositor, fue un fiel compañero de María Teresa durante veintisiete años. Es justo decir que no era un gran segundo, pero como guitarra prima en la trova y demás ritmos, se le recuerda como uno de los primero. Él y María Teresa estaban en primera línea.

La muerte de María Teresa Vera ocurrida en La Habana, el 17 de diciembre de 1965, resultó para Lorenzo un desplome físico y  psíquico desesperante, según me contó su compañera, duró años para recuperarse. También todos sus admiradores sintieron momentos de conmoción por la noticia de su fallecimiento.

Queremos ofrecer algunas de las opiniones dadas tras la muerte de María Teresa.

La mayoría de nosotros, los artistas solistas, tenemos el mismo concepto de aquella figura del bolero porque bien se puede decir que fue una percusora (…).
Fernando Álvarez (Intérprete)

María Teresa fue una fiel intérprete del cancionero cubano de su tiempo,  voz fuerte y aguda atendiendo a los requerimientos de los compositores de entonces. Era una guitarrista de muy modestos conocimientos,  pero fiel  a lo que se le enseñaba.
Jesús Blanco Aguilar (Musicólogo)

Para mí una consagrada querida por el pueblo de Cuba, sus interpretaciones eran una síntesis de todo lo bello que tiene el bolero y la música cubana (…),
Antonio Arcaño Betancourt.

También era compositora  porque tenemos el recuerdo de su bella pagina Veinte años porque siempre a alguien le recuerda algo (…)
Barbarito Diez (Cantante)

(…) En resumen, creo que María Teresa Vera, en nuestra patria y objetivamente para el universo, es parte de la auténtica naturaleza  que aporta el pueblo al crear e interpretar su música; cosa que no es menos que hacer el gran arte del que se nutren todas las otras artes; la expresión  popular.
Silvio Rodríguez (Cantautor)

María Teresa Vera fue la precursora de los grandes trovadores cubanos, formó dueto con Rafael Zequeira, Miguelito García y Lorenzo Hierrezuelo, y se ganó por derecho propio el apelativo de La Trovadora de Cuba
Manuel Villar Fernández  Musicógrafo.  

 

 
Bibliografía:

Orovio, Helio, Diccionario de la música cubana. Editorial Letras Cubanas, Ciudad de La Habana, Cuba 1981.

Calderón, Jorge: María Teresa Vera. Editorial Letras Cubanas. La Habana,  Cuba. 1986.

Agradecimientos:

Manuel Villar Fernández, musicógrafo e investigador
Jesús Blanco Aguilar, musicólogo e investigador
Lic. Belinda de la Caridad Suárez Pesi
Lic. Roberto Payera Garcías

Temática: Música
compartir en:
Lector crítico
Enviar comentario »
adicionando comentario ...
Noticias   •   Artículos   •   Columnas   •   Entrevistas   •   Críticas   •   Reseñas   •   Dossier    Multimedia   |   Foros   •   Prensa   •   Boletines
optimizado para 1024 x 768 px
- Realización: CUBARTE