Inicio   |   Mapa   |   Español ∇   |   Miercoles, 30 de Julio, 2014
ir al portal cubarte
Críticas
Premios cubanos en el Día Mundial del Diseño Gráfico Fecha: 2011-05-03 Fuente: CUBARTE
Premios cubanos en el Día Mundial del Diseño Gráfico
Premios cubanos en el Día Mundial del Diseño Gráfico

Morante es madrileño de origen, como otros talentosos artistas que engrandecieran las páginas de nuestra historia del arte, entre los que se cuentan el Gallego José Luis Posada y el  propio e individualísimo Eduardo Muñoz Bachs. Los tres cubanos de vocación y cuyo legado es el de la creación comprometida con lo más genuino de su tiempo.

Muerte al invasor, sobre el documental realizado cuando los sucesos de Playa Girón, fue un cartel que debe al talento más que a las condiciones para imprimirlo. En aquel 1962 había, ciertamente mucha escasez de papel, y lo que se hizo fue comprar diversos periódicos de días anteriores y sobre estos imprimió el diseño, dejando la figura como reservado que quedó como elemento gráfico, de ahí que cada uno de los 500 ejemplares que se tiraron era realmente una obra única.  A diferencia de este, su otra obra paradigmática es el Chaplin que signó a la entonces naciente Cinemateca de Cuba (1961), un rostro delineado sobre el blanco del silkscreen que devino un símbolo de esta institución.

En una entrevista que le realizara en el año 2007  (publicada en la revista Cine Cubano, 2007) en honor a todo su itinerario que comprende, además, el  Premio Nacional de Diseño y Premio de la Asociación Cubana de Publicitarios y Propagandistas  por la Obra de la Vida (2001), con independencia de su papel como fundador del ICAIC y de la Cinemateca de Cuba, he hallado referencias a ese periodo inicial de los sesenta, en textos de la correspondencia con su editor (que Morante me ofreciera para documentar esta etapa de su vida  y de las que tomo un par de citas para este artículo):

En los dos años siguientes realicé muchos carteles, cerca de doscientos. No tuve conciencia histórica y ni los guardé ni hice una relación de ellos. Por pura casualidad conservo tres o cuatro. Sin embargo, algunos significan tanto para mí que los recuerdo como se puede recordar a un hijo que está lejos. Unos porque representan un logro en cuanto a síntesis, economía de medios y poder de comunicación. Otros porque significaron la victoria de la imaginación y la creatividad ante la falta de recursos.

En la muestra se aprecian, además de los carteles de cine, muestras de afiches de la OSPAAL (original en tempera del cartel Frente Polisario, V Aniversario), para donde trabajó durante once años y realizó ilustraciones de libros, también de literatura infantil, de revistas, como en la Revista Cuba, de cubiertas, entre las que se exhiben las de los Premios de Casa de las Américas a su cargo en 1966, y otras como la de las Obras Completas de José Ardévol y hasta una historieta, Los otros, para la revista Cómicos, de 1996, una de las facetas apenas conocida de Morante.

Y sobre todo se disfruta toda una colección realizada para  la revista española Agr Coleccionistas de Cine, cuyo director y editor, Antonio García-Rayo, es un cinéfilo que ha encargado a Morante carteles para su colección con un formato de 24.41 x 32 cm, de esta el cartel  donde el desnudo femenino es solo entrevisto por el dibujo de una línea blanca, cuerpo solo delineado y sugerido cuyo sexo lo conforma la palabra Éxtasis, en una tipografía significante por ese espíritu creativo que el diseñador  otorga el título del filme y que nombra a la exposición.

Como sucede cuando se conversa con Rafael Morante, también su exposición de cierto modo es una lúcida clase sobre diseño gráfico concebido como arte, y de paso acerca de la importancia y el valor expresivos de la tipografía. El cartel para el filme Marnie, es, qué duda cabe, un ejemplo. Al tratarse el personaje principal de una ladrona compulsiva, en el cartel, concebido en negro, blanco y rojo, colores empleados por él en el resto de esta colección, Morante ha dibujado una figura femenina que se roba la “r” de su nombre.  En palabras del diseñador: “El título puede llegarse a convertir en la imagen o en un elemento de ella (…) Y este es el caso Marnie (…) que acaba de robarse, olímpicamente,  un objeto que puede llegar a ser, como en este caso, una letra de su propio nombre, devenida por obra y gracia del diseño (y del tamaño de la letra y del hecho que se trate de una consonante) en un objeto tan importante que obliga a un juego interactivo con el observador-lector-receptor que se verá obligado a armar este rompecabezas, y sin el cual podría resultar difícil saber cómo se llama el filme”.  

En realidad, se echa de menos una mayor cantidad  de  ejemplos de estos carteles que Morante diseña para Agr Coleccionistas de Cine, y que evidentemente, por razones de espacio, no integraron la muestra.

Un público integrado por diseñadores, editores, jóvenes estudiantes y graduados de diseño, músicos, compositores, profesores de comunicación, e integrantes de la familia de Eduardo Muñoz Bachs,  se dieron cita en este Día Mundial del Diseño Gráfico, en que, como parte del encuentro, el jurado del Premio Eduardo Muñoz Bachs 2011, integrado por Rafael Morante, como presidente y como miembros, Roberto Chávez y Pedro Contreras, entregó este lauro y un diploma diseñado por Fabián Muñoz Bachs a Francisco Juan Masvidal, relevante diseñador del que conocemos su amplísima producción gráfica.

Temática: Artes Visuales
compartir en:
Lector crítico
Enviar comentario »
adicionando comentario ...