Inicio   |   Mapa   |   Español ∇   |   Jueves, 17 de Abril, 2014
ir al portal cubarte
Entrevistas
Isolina Limonta: Jugando con mi pasado Fecha: 2011-10-24 Fuente: CUBARTE
Artista de la plástica Isolina Limonta.
Artista de la plástica Isolina Limonta.

La historia del grabado se remonta a mediado del primer milenio de nuestra era. Indudablemente la manera de hacer ha evolucionado desde que los artesanos chinos empezaron a grabar textos e imágenes en madera y en piedras, para imprimirlos posteriormente sobre papel. La idea de grabar respondía a una  necesidad evolutiva de llevar la cultura a la mayor cantidad de personas posibles, teniendo además fines comerciales y de publicidad. En tanto el grabado fue el medio que se utilizó para ilustra libros, realizar afiches y dar a conocer determinados acontecimientos políticos y religiosos. Él vino a satisfacer el deseo de muchas personas de la antigüedad, de llevar a su casa imágenes sacras, por un precio mucho más económico que el de una pintura. A pesar de que esta manifestación, en gran medida, se vio sustituida por la fotografía, al uso de las técnicas clásicas de estampación como son la xilografía, la calcografía, la litografía y la serigrafía, se le sumó la colagrafía. De esta forma se contribuyó al desarrollo de este arte para que continuara siendo una manifestación atractiva para muchos.

El hecho de que el grabado se realiza por ediciones, es decir, que sean originales múltiples, es visto por muchas personas como una ventaja y por otras como su principal desventaja. Pero lo que sí es innegable que sobre él se proyectan artistas con gran fuerza. No solo por la pluralidad de tendencias, sino porque han hecho prevalecer reflexiones en las que interactúan un conjunto de inquietudes de índole existencial, social y de diversas formas de comunicación en coherente significación e indudables soluciones personales. Por ello, las alegrías, las tristezas, las guerras, las miserias, la vida, la muerte y la naturaleza son  una constante.

Generaciones de mujeres han dejado su legado en esta manifestación y han contribuido a restituir las múltiples voces silenciadas a lo largo de la historia, como Ana Rosa Gutiérrez, Diana Balboa, Belkis Ayón, Sandra Ramos, Isolina Limonta y otras. Ellas son una explosión contra el silencio; sus quehaceres se convierten en un punto de encuentro, reflexión, comunidad e identidad, aunque con miradas diferentes.

La tierra guantanamera la vio nacer. Graduada de la Academia de San Alejandro y posteriormente del Instituto Superior de Arte (ISA). Poseedora de varios premios y menciones en dibujo y pintura. En sus series Isolina se nos presenta como una trasgresión a la fascinación. Hecho que nos impone una composición donde el uso de colores primarios y la persistencia de figuras sensuales obedecen a una interpretación muy personal de la inmediatez del mundo circundante. Un mundo dotado de espléndidas féminas que lo dominan todo. Sus obras son ricas en formas e imaginación, no estando atadas a una temática específica, por lo que son un tránsito entre la naturaleza, lo humano y lo urbano.

Mujer sobre silla. Litografía 50 x 70 cm

 

En la entrevista nos reveló  Desde que terminé los estudios de dibujo y pintura, la mujer ha estado presente en toda mi obra, es un símbolo que recreo y multiplico. En mis inicios, mostraba la desnudez de su cuerpo con ingenuo erotismo, acompañado de vegetación donde predominaban los helechos y otros elementos con colores discretos, aprovechando la transparencia y luminosidad que se logra con la acuarela y las tintas. Con el tiempo fui incorporando palomas, peces, gatos, perros, logrando una equilibrada composición  donde la mujer no perdía su protagonismo.

La figura femenina en mi obra se traduce en naturaleza, fecundidad, noche, ciudad, el mar y la esencia de la creación. De ahí que la diversidad, no solo de manifestaciones distintas sino de estilos, resulte un enriquecimiento de mi resultado final, una constante búsqueda.

Y continúa  Mis primeros conocimientos sobre el grabado me llegaron de manos de Roger Aguilar. Esta es la manifestación que actualmente ocupa un lugar preponderante en mi creación.

He trabajado todas las técnicas; sin embargo, la colagrafía, joven especialidad, es la que me brinda mayores posibilidades creativas. Permitiéndome trabajar las figuras femeninas con sensualidad, ternura y erotismo. A ello le sumo nuevos elementos que en ocasiones se incorporan a los desnudos cuerpos, para formar texturas y relieves, transparentándose y dejando ver la ciudad con sus vitrales, balcones y columnas.

Sobre la técnica refiere El proceso de conformación de la matriz para la colagrafía, es algo que disfruto mucho y que pone a prueba mi imaginario diario. Esta técnica es la única que me permite agregar diversos materiales en un mismo soporte. Los materiales básicos son el cartón,  blanco-españa y acetato,  pegamento que permite añadirle agua para hacerlo más o menos grumoso. Luego se comienzan a pegar  madera, plástico, fibra vegetal o tela, en dependencia de lo que se quiera lograr. Una vez que se alcanza la composición deseada, se deja secar y se pinta sobre ella, se elimina el exceso de tinta y se imprime sobre el papel húmedo o seco, teniendo en cuenta  la profundidad que se quiera lograr. Este en un proceso que requiere de un trabajo esmerado, pero una vez que lo dominas te apasionas con él.

Bailarina en ballet rojo. Colagrafía 48 x 60 cm

 

Confesó además, que  el hecho de vivir en una isla le  ha servido de inspiración y que forma parte de su quehacer y de su pensar cotidiano, la cual recrea con una mirada muy subjetiva. El mar, apunta, está imbricado en cada uno de los senderos que he recorrido. Pienso en él como la puerta de la casa, como el vecino más cercano. Delinearlo junto a la mujer, es la manera que encontré de explicar las razones que definen mi nacionalidad.

Espacio reservado. Litografía 50 x 60 cm

 

Haciendo un bosquejo sobre los temas en el grabado cubano, existen una cantidad ilimitada, que han servido a lo largo de las épocas para expresar ideas. Sin embargo, un tema puede ser expresado completamente diferente según la interpretación del artista, de acuerdo a la época o el estilo. Es por ello que en el caso de Isolina, el cuerpo femenino ha sido el punto de mira para comunicar su concepción del mundo, además de esbozarlas como símbolo de la sociedad y de críticas a la misma.

A la distancia de las figuras femeninas geométricas de Amelia Peláez, de Portocarrero y sus mujeres de grandes ojos y Mariano con sus milicianas, madres y trabajadoras; Isolina trasluce la figura de la mujer con frutas, arquitectura, para subordinarlas en una unidad que fluye, no solo en el grabado sino también en la pintura. Logrando con la transparencia de las formas, superponer en distintos planos, para producir un movimiento.

Con imágenes visualmente sencillas pero de gran impacto, esta artista se ha convertido en una exponente importante de la gráfica cubana, por la calidad estética-técnica de sus obras. Por ser una artista de gran capacidad creadora, de un trabajo minucioso y de gran meditación conceptual, sus obras son parte inseparables del panorama cultural cubano.

 Jugando con mi pasado. Colagrafía 62 x 82 cm

 

 Imágenes: Cortesía de la autora

Temática: Artes Visuales
compartir en:
Lector crítico
Enviar comentario »
adicionando comentario ...