Inicio   |   Mapa   |   Español ∇   |   Sabado, 19 de Abril, 2014
ir al portal cubarte
Noticias
Premio Nacional de Conservación y Restauración 2012 para el Museo Napoleónico y la Casa de la Familia Rogés
Por: Astrid Barnet
Fecha: 2012-04-19 Fuente: CUBARTE
Premio Nacional de Conservación y Restauración 2012 para el Museo Napoleónico y la Casa de la Familia Rogés
Premio Nacional de Conservación y Restauración 2012 para el Museo Napoleónico y la Casa de la Familia Rogés

La Habana.- La Casa de la Familia Rogés, ubicada en la occidental provincia de Pinar del Río y el Museo Napoleónico, en esta capital, recibieron el Premio Nacional de Conservación y Restauración 2012, respectivamente.

El presidente del jurado de este certamen, el arquitecto doctor Mario Coyula Cowley, significó que, en el caso del Museo Napoleónico, considerado uno de los cinco más importantes de su tipo en el mundo, se tuvo en cuenta entre otras razones, la integralidad del trabajo de restauración allí realizado, “al incluir la preservación de sus bienes muebles, de grandes valores históricos y artísticos”. En relación con la Casa de la Familia Rogés, observó la labor de preservación realizada por los propietarios de ese inmueble, “exponente de arquitectura doméstica de la segunda mitad del pasado siglo.”

La Décima Edición de dicho certamen efectuada con motivo del Día Internacional de Monumentos y Sitios, incluyó además la entrega de Menciones especiales y Menciones a edificaciones como la Calle Maceo, en la provincia de Camaguey, “por el trabajo interdisciplinario allí ejecutado”; a la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús (Viñales), en Pinar del Río, por su “magnífico trabajo de conservación”, a la par que al Hotel Velazco, en Matanzas y al Palacio Episcopal, en Cienfuegos.

Para el certamen del presente año, se presentaron un total de siete nominaciones en la categoría de Conservación (institución o administración del bien que se reconozca), y de diez en lo que respecta a Restauración (proyectista/inversionista/ejecutor); al mismo tiempo que se reconocieron (colateralmente) a instituciones o dependencias como la Unión de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (Unaicc); DOCOMOMO, organización internacional dedicada a la protección/documentación del Patrimonio Moderno, y a la cátedra cubana de Arquitectura Vernácula “Gonzalo de Cárdenas”, entre otras”.

Asimismo se convocó al Premio Nacional de Patrimonio Cultural por la Obra de toda la vida, que incluye temas referidos a museos, patrimonio material, documental y de monumento, y que constituirá un merecido reconocimiento a toda aquella persona con una labor destacada en cualquiera de dichos objetos durante su vida. Dicho Premio será entregado durante la celebración del Día de la Cultura Cubana en octubre próximo,

Hotel Riviera: Monumento Nacional
Una convocatoria “a la memoria histórica, a recordar el culto a la belleza y a alentar hacia ello a las generaciones futuras”, realizó Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad, durante la ceremonia de develación de una tarja en el Hotel Riviera de esta capital, que lo proclama Monumento Nacional “por sus valores artísticos, históricos y arquitectónicos”.

Tras manifestar su profunda satisfacción ante tal evento, Leal Spengler expresó que “continuaremos y debemos perseverar contra viento y marea. Percibir lo cubano (…) Convocar al espíritu: el de la esperanza, el del amor, el de las causas justas y nobles”.

Por su parte, el arquitecto Coyula Cowley, en contacto especial para el Periódico Cubarte, destacó que “a inicios de su construcción en los años cincuenta del pasado siglo, lo consideré algo cursi, muy típico de la arquitectura sentimentaloide de la ciudad de Miami de aquella época. Pero, con el tiempo, y como sucede con cualquier construcción, ésta llega a reflejar no sólo una época, sino también gustos, valores, formas de vida…En el caso de este Hotel le respalda no sólo su historia –recordemos que su dueño fue el connotado mafioso Meyer Lanski--, sino también y entre otras cualidades, la existencia de obras artísticas sobresalientes, como las de Gelabert. Hay que preservarlo, conservarlo como fue en su época inicial y como elemento de atracción; recuperar también sus colores originales --turquesa y dorado toda la edificación, y crema claro, su mobiliario--, y en toda esta acción debemos y tenemos que incluirnos todos los cubanos. Es algo que nos pertenece. Es Cubanidad”.

En esta ocasión el Hotel Riviera sirvió igualmente de escenario para la inauguración de una exposición fotográfica de los sitios de la Isla categorizados como Patrimonio de la Humanidad, y en saludo a la próxima celebración en nuestro país del Cuadragésimo Aniversario de la Convención de Patrimonio Mundial, evento convocado por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
 

Temática: Patrimonio
compartir en:
Lector crítico
Enviar comentario »
adicionando comentario ...
Noticias   •   Artículos   •   Columnas   •   Entrevistas   •   Críticas   •   Reseñas   •   Dossier    Multimedia   |   Foros   •   Prensa   •   Boletines
optimizado para 1024 x 768 px
- Realización: CUBARTE