Inicio   |   Mapa   |   Español ∇   |   Lunes, 01 de Septiembre, 2014
ir al portal cubarte
Otros medios
Canard Fecha: 2011-05-02 Fuente: La Jiribilla
Canard
Canard

Buloes, según el diccionario académico, ‘noticia falsa propalada con algún fin’. Por su parte, el mismo léxico nos dice que bola —entre sus tantos significados— es ‘embuste, mentira’, pero en Cuba tiene —además y en primer lugar— otra acepción y es la que el propio Diccionario de la Real Academia Española ha consignado últimamente solo como de uso en América, y me refiero a la de ‘mentira, rumor falso o infundio, generalmente relacionado con asuntos políticos’, aunque, pienso yo, en nuestro país se han echado a rodar algunas bolas totalmente despolitizadas, las cuales han sido dirigidas para propalar falsos testimonios sobre la vida personal de figuras conocidas por una mayoría: los artistas, por ejemplo; o de cualquier pobre pelagatos a quien alguien quiera “hacer talco”.

Sin embargo, en Periodismo —por supuesto, no puede alcanzar al periodismo revolucionario— ha existido una voz, usada mucho hace tiempo, para identificar al bulo o la bola cuando se presenta “en blanco y negro”, y me refiero a canard, palabra francesa que significa en español ‘pato’, término que tuvo su origen por una historia de patos.

Se cuenta que el periodista belga Norberto Cornelissen (1769-1849), para guasearse del público y de la prensa, echó a rodar la estrafalaria noticia de un supuesto verificado experimento que probaba la gran voracidad de los patos, y consistió en juntar una veintena de estos palmípedos, descuartizar a uno y darlo a comer con plumas y todo a los 19 restantes; tan pronto terminaron con el festín sobre el cadáver del pato número 20, se procedió a descuartizar a otro pato, el pato número 19, el cual fue devorado por los 18 que quedaban, y así, poco a poco, cada vez había un pato menos en el grupo, hasta quedar uno solo, ¡que había logrado llevar a su estómago a 19 de sus congéneres!

Todos los periódicos de Europa y de otros países del mundo reprodujeron la macabra historia, pero pronto se supo que era “un paquete”. Desde entonces se dio el nombre de canard a las noticias o historias falsas o de autenticidad sospechosa que podían publicarse en la prensa plana.

Por cierto, alguien que usaba mucho la voz canard era José Zacarías Tallet, quien cada vez que hacía alusión a alguna información extraña que hubiera aparecido muchos años antes en la prensa, decía: “Yo no lo creí porque eso me olió a canard más que a otra cosa”.

A propósito de esta voz, canard, traeré aquí un hecho simpático, a pesar de lo penoso del asunto:

En los finales de 1917 —ya los EE.UU. le habían declarado la guerra al Imperio Alemán y habían entrado de lleno en lo que después la historia llamó la “Primera Guerra Mundial”—, apareció en un periódico de Nueva York un anuncio que tenía por titular el siguiente: “Atención patriotas dueños de gatos”, y decía a continuación:

Los campos de prisioneros estadounidenses en Alemania están llenos de ratas y peligra la salud y la vida de nuestros muchachos allí. Por un convenio establecido con una potencia neutral, el gobierno de los EE.UU. y el del Imperio Alemán, se ha llegado al acuerdo de que el primero envíe al segundo todos los gatos posibles para que puedan exterminar a los roedores que pululan en tales cárceles y campos de prisioneros.

En tal sentido, el gobierno de los EE.UU. pagará los precios siguientes por cada gato en buenas condiciones:

Macho: $2.00

Hembra:  $1.00

Cría: $0.50

El Director de la Oficina Central de Correos recibirá los gatos en toda la mañana de mañana.

(A la mañana siguiente, se reunieron en la Oficina Central de Correos de Nueva York aquellos patriotas dueños de más de cinco mil gatos, que exigían su correspondiente dinero).

Temática: Cultura General
compartir en:
Lector crítico
Enviar comentario »
adicionando comentario ...
Noticias   •   Artículos   •   Columnas   •   Entrevistas   •   Críticas   •   Reseñas   •   Dossier    Multimedia   |   Foros   •   Prensa   •   Boletines
optimizado para 1024 x 768 px
- Realización: CUBARTE