Trump sobre Haití o el racismo como marca


trump-sobre-haiti-o-el-racismo-como-marca
Trump no quiere inmigrantes, y de haberlos que sean blancos y europeos. Esa es su “estirpe” y su “marca”.

Se ha recordado en estos días que, durante su campaña presidencial de 2016, el actual inquilino de la Casa Blanca, visitó el Pequeño Haití en Miami, un bastión de la comunidad haitiana, y le dijo a una pequeña congregación: “De verdad quiero ser su defensor más grande”.

Una promesa negada tres veces, como demuestran los hechos.

No solo por su discriminatoria pregunta "¿Por qué estamos recibiendo a toda esta gente de países de mierda (shitholes)?", durante un debate en la Casa Oval sobre el estatus especial de inmigración otorgado a personas de países como Haití, El Salvador y otros países africanos.

En noviembre pasado su gobierno decidió terminar con el Estatus de Protección Temporal       para  casi 60.000  haitianos, la mayoría de los cuales habían arribado a los Estados Unidos después del devastador  terremoto del 2010 y que les permite vivir y trabajar en Estados Unidos. Resolución que los sitúa en riesgo de ser deportados a partir de julio de 2019 [1].

Luego en un informe de diciembre, Trump afirmó que “todos los haitianos tienen SIDA”, y, semanas después, removió a Haití de una lista de países admisibles para obtener un pequeño número de visas temporales y tener empleos estacionales o agrícolas. El gobierno citó, entre otras de las razones de esta última decisión, el historial que tienen los haitianos de quedarse más tiempo del que indican sus visas [2].

 Hechos que demuestran el racismo carnal y la xenofobia medular del presidente de la “Roma Americana”. Sellos de su comportamiento que ni intentándolo, los alcanza borrar o diluir siquiera.

De modo, que en el mismo tuit del 12 de enero donde dice: "Nunca he dicho nada despectivo sobre los haitianos” y “Nunca dije 'llévenselos’” [3], continúa “metiendo la pata” al afirmar que solo había dicho que era, “obviamente”, “un país muy pobre y problemático”.

Si entendemos como Frantz Fanon que “El racismo es una jerarquía de dominación de superioridad/inferioridad sobre la línea de lo humano” y que esta esta jerarquía “puede ser construida/marcada de diversas formas” [4], es lógico suponer que la entronizada “superioridad” del magnate-presidente, le impedirá por siempre que tenga “una relación maravillosa con los haitianos”, como con los salvadoreños y los africanos.

Ni aun conociendo el aporte de Saint-Domingue a la preconizada por él grandeza de los Estados Unidos.

Tampoco valorará en su justa medida cuanta responsabilidad histórica tiene el Imperio que hoy preside y las demás potencias occidentales con la pobreza del sufrido Haití. Acrecentada por los últimos desastres naturales, inclemencias climatológicas y epidemias.

Trump no quiere inmigrantes, y de haberlos que sean blancos y europeos. Esa es su “estirpe” y su “marca”.

Notas:

1. https://www.democracynow.org/es/2017/11/22/titulares/haitians_in_us_protest_trump_plans_to_end_protected_status

2. https://www.nytimes.com/es/2018/01/23/el-racismo-de-trump-es-un-grito-de-guerra-para-nosotros-haitianos-en-miami/

3. https://actualidad.rt.com/actualidad/259744-trump-haiti-comentario-paises-mierda

4. Tomado de Grosfoguel, Ramón, El concepto de «racismo» en Michel Foucault y Frantz Fanon…, en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=39624572006

 

Publicado en Rebelión


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte