#Resumiendoel2017 #Artesplásticas #Cuba


resumiendoel2017-artesplasticas-cuba

Concluye el año 2017 para el Consejo Nacional de las Artes Plásticas (CNAP) y es momento de mirar atrás y hacer un recuento del trabajo realizado.

Importantes exposiciones personales de Premios Nacionales de Artes Plásticas acaecieron en el año: Palimpsesto, de José Manuel Fors en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), correspondiente al Premio Nacional de Artes Plásticas 2016, constituyó una interesante muestra de las últimas obras instalativas del artista, una reflexión en torno al pasado y el presente utilizando el papel como elemento fundamental, un material que ha seguido la historia de la civilización. La exposición Divertimentos, de Pedro Oraá (Premio Nacional de Artes Plásticas 2015), figura emblemática del arte abstracto en Cuba en la galería Collage Habana, integrada por alrededor de veinte acrílicos en los que, según confiesa el artista en las palabras del catálogo, se ha nutrido de recursos empleados tradicionalmente por la artesanía. La idea de divertirse está asociada a un sentido lúdico de la composición y a la pretensión de lograr que la contemplación sea una fiesta entre la creación, el proceso perceptivo y la inteligencia del receptor.

Asimismo sobresale la muestra Mendive: obras del Museo Nacional, del artista Manuel Mendive (Premio Nacional 2001), en la Galería Provincial de Mayabeque, ubicada en  San José, cabecera provincial. Esta exposición estuvo vinculada con la reapertura de la Galería tras su reparación.Propuso un acercamiento a la obra más reciente del Maestro, cuya poética repleta de símbolos y mitos y cargada de un lirismo excepcional tiene en la mitología africana su principal fuente de inspiración. Según expresa el periodista Miguel Darío García, en sus obras “Mendive al apropiarse de la magia y el mito presentes en la vida cotidiana de los creyentes ha recreado su cosmos genuino y particular, donde se presentan los dioses en su relación con los mortales, pero no con los mortales actuantes en el mito yoruba original, sino hombres y mujeres concretos y actuales”.La muestra personal Nelson Domínguez, pintura y gráfica en Mayabeque, de este artista, Premio Nacional de Artes Plásticas de 2009, fue inaugurada también en la Galería de Arte de San José de las Lajas como inicio de la jornada por el cumpleaños 70 de este destacado creador. Una muestra diversa en su conjunto pero que fue reflejo del sello personal del artista y de su  universo creativo.

Allegretto Cantabile, de Raúl Martínez(Premio Nacional 1994), fue otra de las muestras de artistas galardonados con el más importante reconocimiento que entrega el CNAP realizada en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam. Esta muestra, inaugurada a finales de noviembre fue un homenaje al 90 aniversario del natalicio de Raúl Martínez (1ro de noviembre). La muestra fue el resultado del esfuerzo conjunto entre el Museo Nacional de Bellas Artes, el Consejo Nacional de las Artes Plásticas y el Centro Wifredo Lam e intentó recorrer las diferentes etapas de la poética de Raúl Martínez, desde sus inicios abstractos, su conocida incursión en el pop, sus fotografías, collages, hasta sus últimas abstracciones de la década del ’90 del pasado siglo.

Asimismo, fueron conmemorados los onomásticos cerrados de Rita Longa (Premio Nacional 1995), René de la Nuez, Eduardo Muñoz Bachs y Wifredo Lam. La exposición colectiva De la idea a la forma, realizada en la sala Alejo Carpentier del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso fue un homenaje al 105 aniversario del nacimiento de Rita Longa y al 32 de la fundación de CODEMA. Una muestra de escultura cubana contemporánea que reunió a jóvenes y consagrados creadores, entre ellos a cinco Premios Nacionales, con un objetivo común: homenajear a esta grande de la escultura cubana. Asimismo, se rindió homenaje al 80 aniversario de René de la Nuez, en la galería de San Antonio de los Baños, Artemisa; al 115 aniversario de Wifredo Lam con una muestra fotográfica y audiovisual; y al 80 cumpleaños de Eduardo Muñoz Bachs con la muestra Uno de los imprescindibles, en la Galería “El reino de este Mundo” de la Biblioteca Nacional José Martí. La gráfica de Muñoz Bachs es resultado de una manera particular de percibir y afrontar la realidad, por ende cada uno de sus trabajos es una metáfora de la sociedad en que vivió y de los personajes que formaban parte de su imaginario.

El Museo Nacional de Bellas Artes continuó siendo el espacio de mayor jerarquización dentro del sistema de las artes plásticas del país. Durante el año 2017 mantuvo un amplio, diverso y dinámico programa de acciones compuesto por exposiciones, presentaciones de libros, pasarelas de arte-moda y actividades de muy diversa naturaleza.

Sobresale en este sentido la muestra colectivaSin máscaras, donde se desarrollaron dos líneas temáticas fundamentales: las tradiciones culturales y religiosas de origen africano en Cuba y los principales conflictos relacionados con la cuestión racial. Organizada por la Fundación Watch Hill de conjunto con el MNBA, Sin máscaras…,estuvo integrada por más de cien obras de 40 artistas pertenecientes a la Colección Von Christierson y con curaduría del crítico de arte y curador Orlando Hernández. Una gran muestra que incluyó gran variedad de formatos, manifestaciones y técnicas.

La muestra personal de Tony Cragg, por su parte —organizada de conjunto con el Ludwig Museum de Koblenz, la Geuer&Geuer Art de Alemania y la embajada de ese país en Cuba—, mostró 47 piezas que sobresalieron porel empleo de materiales poco tradicionales, una nueva concepción del espacio, así como una visión amplia de lo tradicionalmente entendido como “artístico”, que bebe mucho de las formas de la naturaleza.

Asimismo, sobresalen las exposiciones personales Ö,de Albert Oehlen, donde al igual que otras de sus muestras, se conformó sin tener una idea preconcebida con un marcado aliento abstracto, aunque fue posible detectar elementos figurativos; y Conexiones, del artista Ben Jones, la cual centró su mirada en problemas de la sociedad actual: el abuso —tanto racial como de género—, la violencia contras los sectores menos favorecidos y conflictos problemas medioambientales.

También sobresalió Boris Lurie in Habana, primera del artista neoyorquino de origen ruso que se organiza en una institución latinoamericana.Alrededor de cien piezas entre pinturas y objetos tridimensionales que se insertan en el llamado “NO! ART”, una negación a la comercialización del arte. Las obras de Lurie son reflejo de sus vivencias durante los conflictos bélicos en Europa, lo cual derivó en su espíritu contestatario ante la violencia, el consumismo y la institución arte.

Además sobresalió la exposición colectiva La Gran Espiral. Cincuenta años del Salón de Mayo, agrupó obras de autores nacionales y extranjeros expuestas entonces. En la muestra fue posible admirar el mural Cuba colectiva, de 55 m, una especie de happening en el que intervinieron importantes figuras de las artes plásticas y la cultura en nuestro país y el mundo. 

En el resto de las instituciones pertenecientes al sistema también se realizaron varias muestras de gran valor, una de ellas fue Tributo al glamour: Íconos de la moda. Joanne Soto Fernández (Titina), ganadora de la beca de creación que otorga la Fototeca de Cuba, presentó imágenes nostálgicas del diseño de moda en Cuba en décadas anteriores. Titina se acerca a una época memorable del diseño y la fotografía de moda en Cuba a través de una mirada contemporánea y atrevida donde priman el buen gusto y la factibilidad.

Además, en la Fototeca de Cuba se realizaron varias muestras de importantes fotógrafos.Tal fue el caso de MortenLoberg con la exposición Pinholes, y la muestra personal de HeidersbergerMs Atlantic-NY-La Habana-Armonía Luminosas.La primera sobresale por el empleo de una de las técnicas más antiguas en esta esfera de la visualidad, la conocida como fotografía estenopeica, al captar la belleza de parajes exóticos de diversos lugares del mundo.La segunda, por su parte muestra medio centenar de imágenes, algunas en blanco y negro, dan testimonio del viaje que en 1954 efectuara el artista alemán de Nueva York a La Habana como fotógrafo del crucero que da nombre a esta muestra, exhibida ahora por vez primera en un país de nuestro continente.Instantáneas de la gran ciudad estadounidense, origen del recorrido; así como de los pasajeros a bordo del buque y de las islas caribeñas a las que arribaron antes de entrar al puerto habanero, dan fe del talento de Heidersberger, ampliamente reconocido en Europa por ser uno de los principales exponentes de la fotografía arquitectónica e industrial.

También sobresalió la exposición personal América Basta, del artista argelino Mustapha Boutadjine. Son retratos de héroes, poetas, músicos, importantes personalidades de la historia universal. Retratos conformados con recortes de papel, cual torbellino de colores y texturas. Su material fundamental es la publicidad, los impresos publicitarios de la sociedad consumista en una especie de crítica al capitalismo y sus dinámicas. 

Renoma Habana, exposición personal del reconocido fotógrafo Maurice Renoma fue una de las muestras trascendentes realizas en Galería Habana.  La muestra retrospectiva incluyó varias de las series que han marcado el devenir fotográfico de este influyente creador de imágenes. Además, al finalizar el año se realizó una importante muestra del artista chino-italiano Chen Zhen en el Centro de Arte Continua. ChenZhen (Shanghái, 1955 – París, 2000) es uno de los mayores representantes del arte contemporáneo chino. Desde principios de los años 80, fue uno de los pioneros de la generación posterior a la Revolución Cultural China y precursor del actual interés occidental por el arte chino.

Dos eventos sobresalieron este año: Noviembre Fotográfico y el 7mo Salón de Arte Cubano Contemporáneo. El primero es un evento que ha demostrado ser una experiencia significativa en el desarrollo y promoción de los valores del arte fotográfico, agrupando diversas exposiciones de fotografía localizadas en galerías y centros culturales del país. Dentro del programa se incluyó un coloquio donde se presentaron conferencias, talleres y proyectos. El Salón, por su parte, se ha centrado en la necesidad de la COLABORACIÓN en toda su pluralidad de formas y su coexistencia, en beneficio de la creación. En esta ocasión el salón se ha presentado como un ensayo, una especie de guión teatral con puntos de giro que han intentado romper con la tipología de salón tradicional. El ensayo expositivo ha contado con la participación de más de cuarenta proyectos y un conjunto de intervenciones, conferencias, y talleres sobre la producción artística nacional que han sido presentados en el propio Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y otros espacios del país.

En este 2017 sobresalió también la presencia de Cuba en la Bienal de Venecia con la exposición Tiempos de intuición. Por vez primera desde que a mediados del pasado siglo iniciara sus participaciones en la cita italiana, Cuba ocupó un Pabellón en solitario, lo cual le posibilitó llevar una nómina de 14 artistas prestigiosos como: Roberto Fabelo, Esterio Segura, José Manuel Fors, René Peña, Mabel Poblet, Reynier Leyva Novo, Abel Barroso, Roberto Diago, Aimée García, Iván Capote, el binomio que integran Meira Marrero y José Ángel Toirac, Carlos Martiel, José Eduardo Yaque y Wilfredo Prieto.

2017 fue un año colmado de eventos y exposiciones importantes. Un año de retos que abre un camino al Consejo Nacional de Artes Plásticas para enfrentar el 2018 con exposiciones con mayor calidad y organización.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte